domingo, 6 de mayo de 2018

Cronología de las bestias o demonios familiares





TÍTULO: "Cronología de las bestias"
AUTOR: Lautaro Perotti
TEXTO CASTELLANO: Jorge Muriel
INTÉRPRETES: Carmen Machi, Pilar Castro, Santi Marín, Patrick Criado, Jorge Kent.
DIRECCIÓN: Lautaro Perotti

¡Qué bien hubiera venido un coloquio con la compañía después de ver “Cronología de las bestias” de Lautaro Perotti! Más que nada porque cuando se habla de esta obra para hacer promoción, hay muchas cosas que no se pueden desvelar, y después de verla ¡Hay tantas cosas que uno quisiera comentar con las personas que han tenido la oportunidad de ponerla en pie de la mano del propio autor!

Pero en fin, las cosas son como son y en el pase que yo tuve la oportunidad de ver no hubo coloquio posterior, me quedé con las ganas.

Dice el autor que “Cronología de las bestias” es una obra sobre la capacidad del ser humano de mentir, o más bien de mentirse, y es verdad, pero además, yo creo que es una función sobre los demonios familiares. Esos secretos o tabúes que, queramos o no, se esconden más o menos en todas las familias. Debo reconocer que es un tema que me fascina y de la misma forma me ha fascinado esta obra.

El hijo de una familia desapareció hace 11 años cuando sólo tenía doce. Ahora ha vuelto. ¿Qué pasó? ¿Cómo reaccionará él? ¿Cómo reaccionará esa familia que lo daba por muerto? Estas preguntas y muchas más se responden de alguna manera en esta pieza teatral. Los acontecimientos se suceden ante los ojos de un espectador que por momentos no da crédito a lo que está viendo, ¿o sí?

En el programa de mano se califica “Cronología de las bestias” como comedia negra de suspense pero yo diría, para no llevar a naturalmente error a futuros espectadores, que de comedia tiene poco, incluso si se le coloca el adjetivo “negra” para matizar. Yo la veo más bien como un drama de suspense que eso sí, tiene toques de humor y que engancha desde la primera línea, antes incluso de la primera línea, desde que esos maravillosos efectos sonoros se apoderan de una escena todavía sumida en la penumbra. Es muy fácil entrar en la historia e interesarse por el presente y sobre todo por el pasado de estos personajes, muy fácil.

Esa facilidad se la debemos por supuesto al magnífico texto de Lautaro Perotti y al elenco, fundamentalmente a dos actrizones como Carmen Machi y Pilar Castro que no importa cuántas veces las hayamos visto en otros papeles, siempre son capaces de hacernos olvidar todo lo anterior para centrarnos en su interpretación presente, a eso lo llamo yo talento.

Y nada más me queda por decir de “Cronología de las bestias” sólo que es una función que creo que ganaría aún más con los revisionados o las relecturas y que si tengo ocasión, volveré a sumergirme en su historia de una u otra manera.

domingo, 29 de abril de 2018

Viaje a Lisboa con Fado in Chiado




TÍTULO: "Fado in Chiado"
INTÉRPRETES: Rute Soares, André Vaz, Tiago Silva, Sérgio Costa

La música en general tiene un poder evocador que creo que ningún otro arte tiene. Es instantáneo. Unas pocas notas pueden transportarnos a otros lugares, otras épocas y otras vivencias. Y creo que hay determinados tipos de música que nos llevan a lugares y épocas muy concretos: el jazz a los años 20 en Estados Unidos, el flamenco a esas fiestas flamencas de ayer, hoy y siempre y el fado, inevitablemente a Lisboa.

Ya sé que el fado no es exclusivo de la capital portuguesa pero al fin y al cabo nació ahí, ¿no? Escuchar un fado es para mí viajar a orillas del Tejo (Tajo en portugués) y pasear por la Praça de Comercio junto al estuario o por el barrio de la Alfama que sobrevivió al terremoto, o subir al Castelo de San Jorge o al elevador de Santa Justa y contemplar desde arriba los tejados.

Hace muchos meses que no he podido viajar, ni siquiera sé si podré hacerlo este verano, pero mientras tanto me conformo con los lugares a donde me llevan las artes: la literatura, el cine, el teatro y la música. Y el otro día pude viajar de nuevo a Lisboa, al Chiado, a esa terraza del café “A Brasileira” donde Pessoa conversa con los turistas que acuden a sacarse una foto con él. A esas calles empinadas por las que viaja incansable el tranvía, a esos suelos de mosaico...¡Qué gusto!

Y viajé allí nada más y nada menos que de la mano de un espectáculo maravilloso y mágico como es “Fado in Chiado”. Al igual que ocurre siempre con la buena música, no son necesarios muchos elementos para que se haga la magia, en este caso, una guitarra, una guitarra portuguesa, y las voces de dos maravillosos fadistas Rute Soares y André Vaz junto con la proyección de fotografías de Lisboa en una pantalla, bastaron para materializar el embrujo de Lisboa en la sala.

Se trata de un espectáculo de fado tradicional, con los fados más clásicos y más conocidos y un guiño a nuestro país y a nuestro Carlos Cano con una magnífica interpretación por Rute Soares de “María la portuguesa” que hizo que la sala casi se viniese abajo con los aplausos.

Poco más me queda que decir, sólo que si os gusta el fado o si queréis viajar a Lisboa sin moveros de la butaca, no dejéis pasar la oportunidad de ver “Fado in Chiado”.


domingo, 22 de abril de 2018

Blackbird, o el cristal con que se mire


blackbird teatro



TÍTULO: David Harrower
TRADUCCIÓN: José Manuel Mora
DIRECCIÓN: Carlota Ferrer
INTÉRPRETES: Irene Escolar y José Luis Torrijo.


Nada es blanco ni negro. Todo es gris o de colores intermedios, una gama de colores infinita y que nosotros lo veamos de uno u otro color depende en gran medida, como dice el refrán, del cristal con que lo miremos.

Eso lo sabe muy bien David Harrower, el autor de “Blackbird”, y por eso, para hacer pensar al espectador y para hacerle cambiar el color de su lente, nos trajo esta obra.

Hay muchos tipos de amor, de pasión, de obsesión, de deseo, pueden ser lícitos o no, enfermizos o no. Las leyes dicen cuáles son admisibles y cuáles no, qué hay que hacer para mantenerse de este lado de la ley y qué hay que hacer para convertirse en delincuente. De eso va esta obra.

No voy a desvelar nada más sobre el argumento porque la verdad es que yo fui a verla sin saber mucho más, es más, fui a verla pensando que el argumento era otro. Y me preguntaréis: ¿y cómo es que estabas tan mal informada? Porque no me importaba, lo único que quería era volver a disfrutar de Irene Escolar en directo. Una actriz que siempre brilla con luz propia y a la que he podido ver en el teatro menos de lo que yo quisiera.

Por eso, porque si aún no la habéis visto me gustaría que os acercarais a ella como lo hice yo, no voy a extenderme más sobre el contenido de la obra. Sólo diré que la disfruté muchísimo. Carlota Ferrer lleva la batuta en un montaje austero, sencillo y al mismo tiempo lleno de simbolismo y fuerza estética. Estoy segura de que muchos o algunos de esos símbolos se me escaparon, pero aún así la obra me llegó. Y mucho.

¿Cómo no me iba a llegar si en ella Irene Escolar interpreta el que ya ha sido calificado por muchos expertos como el papel más difícil de su carrera (hasta ahora)? Esta chica tiene un ángel muy especial y gracias a su juventud podremos disfrutarla por mucho tiempo haciendo cosas cada vez más grandes, si cabe.

A la altura está también José Luis Torrijo, por supuesto, porque una obra de estas características no se podría poner en pie si la segunda de las patas del banco falla, y este banco está muy bien asentado sobre el firme, eso os lo puedo asegurar. La narración nos lleva de la versión de un personaje a la del otro continuamente y provoca que el espectador se revuelva en la butaca incómodo ante sus propios pensamientos. Hace falta más teatro así.

Sólo me queda rogaros encarecidamente que vayáis a verla si tenéis oportunidad, que no dejéis de hacerlo porque no os dejará indiferentes. Yo estoy segura de que permanecerá conmigo para siempre y si puedo, volveré a verla.

domingo, 25 de febrero de 2018

El perro del hortelano, teatro de oro




TÍTULO: "El perro del hortelano"
AUTOR: Lope de Vega
VERSIÓN: Álvaro Tato
DIRECCIÓN: Helena Pimenta
PRODUCCIÓN: CNTC
INTÉRPRETES: Rafa Catejón, Joaquín Notario, Marta Poveda, Álvaro de Juan, Óscar Zafra, Nuria Gallardo, Alba Enríquez, Natalia Huarte, Paco Rojas, Egoitz Sánchez, Pedro Almagro, Aleix Melé, Alberto Ferrero y Fernando Conde.



¡Cuán necesario es recuperar a nuestros clásicos! Y hablo más bien de conservarlos, de llevarlos a escena tal y como los escribieron nuestros escritores del siglo de oro y otros posteriores. Está bien adaptarlos, modernizarlos, no me opongo, pero eso siempre y cuando también haya versiones respetuosas con el original, que nos lo muestren más parecido a lo que era en el momento de su nacimiento.

En los años noventa vi la versión de “Sueño de una noche de verano” de William Shakespeare que Helena Pimenta adaptó con su compañía Ur teatro. No me gustó, la verdad. Había tal transformación, los personajes eran gallegos, andaluces, catalanes y vascos, que aunque reconozco que ciertas escenas tenían gracia, para mí eso no era Shakespeare.

Creo que por eso iba con cierta reticencia a ver su montaje de “El perro del hortelano” de Lope de Vega con la Compañía Nacional de Teatro Clásico. Afortunadamente, mis temores en esta ocasión eran infundados. Es cierto que Pimenta ha querido que en esta ocasión la obra se desarrolle en el S. XVIII y no en el XVII, pero desde mi desconocimiento de las diferencias exactas entre esos dos siglos, esa modificación no se nota.

Y eso sí, la belleza del texto de Lope se mantiene intacta, su métrica, su rima, su musicalidad, todo eso que hace que resulte delicioso a la vez que divertido y sorprendente escucharlo. ¡Qué placer!

Siempre tengo la impresión de que los ingleses y los franceses tienen mucho más apego a sus clásicos que nosotros los españoles. Continuamente se versionan y reversionan e incluso se hacen adaptaciones radiofónicas de Dickens, Hardy, Eliot, Zola, Balzac, Víctor Hugo... En los años 70 y principios de los 80 también aquí se hizo lo propio con maravillosas versiones televisivas de “Cañas y barro”, “La barraca”, “Los Pazos de Ulloa”, “Fortunata y Jacinta”, “Los gozos y las sombras”, pero... ¿por qué ahora ya no se hace? Me imagino que el presupuesto tiene bastante que ver pero al mismo tiempo me doy cuenta de que antes la tele contaba con menos medios y que ahora también se realizan producciones de gran envergadura así que, ¿a qué se debe?

Bueno, no importa, gracias a Dios todavía tenemos a la Compañía Nacional de Teatro Clásico y al Centro Dramático Nacional para que nos sigan ofreciendo versiones de nuestros clásicos tan maravillosas como la que pude ver ayer de “El perro del hortelano” en versión de Álvaro Tato. Una comedia que, como bien dice el programa de mano, atrapa desde el primer momento porque el ingenio de Lope impregna cada palabra.

La incorporación de cierta coreografía tampoco me ha molestado, más al contrario, me ha gustado y me ha parecido muy acertada para poner más en ambiente al espectador.

No puedo dejar de mencionar y homenajear desde esta humilde atalaya a todos y cada uno de los intérpretes que hacen posible que esté espectáculo llegue a buen puerto cada día. Siempre estupendos Rafa Castejón, Joaquín Notario y Marta Poveda. Sorprendente para mí una Natalia Huarte a la que creo que no había visto antes y que dota a la pobre Marcela de todos los matices requeridos. El vestuario de Sastrería Cornejo así como la escenografía también ayudan, y mucho, a trasladar al espectador a ese Nápoles del SXVII (o XVIII). 

Vamos, que tenéis que verla. Y si por lo que sea no tenéis oportunidad, ved al menos la maravillosa versión que Pilar Miró dirigió para el cine en 1995.

domingo, 11 de febrero de 2018

Mucho más que un trío




TÍTULO: La Porteña tango trío & Eugenia Giordano: "Qué me van a hablar de amor"
GUITARRA: Alejandro Picciano
BANDONEÓN: Matías Picciano
PIANO: Federico Peuvrel

VOZ: Eugenia Giordano
COREOGRAFÍA Y DANZA: Amira Luna-Damián Roezgas, Marie Quilly-Sebastián Ovejero, Juana Escribano-David Suárez.


Los que sigáis este blog desde hace tiempo, seguramente ya conocéis mi pasión por Argentina, un país al que espero viajar algún día.

Me gusta el cine argentino, el teatro argentino y cómo no, su música. Y la música argentina por antonomasia es el tango. El otro día tuve la oportunidad de asistir a la actuación de un trío de músicos argentinos que al parecer son muy conocidos por allí por sus interpretaciones y sus versiones tangueras. Estoy hablando de “Porteña Tango trío” que en realidad no es un trío estrictamente hablando porque se encuentran muy bien acompañados por la cantante Eugenia Giordano y de tres parejas de bailarines.

Una guitarra, un piano y un bandoneón son suficientes para hacernos llegar el aroma y el sonido de la vieja Buenos Aires, esa Buenos Aires en que las calles de los barrios más canallas se llenaban de música de tango, milonga y vals.

Especialmente valiosas han resultado para mí las explicaciones que el guitarrista y director musical Alejandro Picciano nos daba de vez en cuando sobre la vida en el Buenos Aires de aquella época, sobre el origen de un instrumento que creemos tan argentino como el bandoneón y sobre otras curiosidades varias relacionadas con la música argentina.

¡Y qué decir del talento de los bailarines! Pues únicamente que los números que incluían baile son los que más he disfrutado, ¡Qué manera de mover los pies! ¡Quién pudiera hacerlo así! Y no sólo bailaron tango, mención aparte merece Damián Roezgas por el Malambo que nos regaló y que nos dejó sin aliento.

En cuanto a la voz de este conjunto, Eugenia Giordano, sólo decir que es melodiosa y técnicamente cuasi perfecta, aunque he de reconocer que a mí me gustan más las interpretaciones de tango un poco más canallas y arrastradas aunque eso es una cuestión puramente personal. Eso sí, creo que en ocasiones la técnica no estuvo a su favor porque por el lado derecho del teatro su voz se escuchaba a veces con un pequeño eco.

Nada más que añadir sobre este espectáculo, sólo que siempre es un placer acercarse un poquito más a Argentina a través de su arte.


domingo, 28 de enero de 2018

Pasión de 40 quilates





ARTISTA: Pasión Vega
TÍTULO: "40 quilates"
BATERÍA:  Mario Carrión
CLARINETE, FLAUTA, SAXO Y ARMÓNICA: Joaquín Sánchez Gil
CHELO: Martín Meléndez Torres
PERCUSIÓN: Jorge Manuel Masaedo
PRODUCTOR: Fernando Velázquez




A mí todavía me parece increíble pero aún hay gente en este país que no sabe quién es Pasión Vega. Otros saben que es una cantante pero nunca se han parado a escuchar ni tan siquiera una de sus canciones. Está claro que hay gente pa' tó, pero te quiero hacer una recomendación: si tú eres una persona que nunca ha escuchado cantar a Pasión Vega, y hablo de ESCUCHAR, no de oír, te aconsejo encarecidamente que lo hagas al menos una vez, porque seguramente te encandilará y a partir de ese momento su voz, sus canciones y sus versiones te acompañarán siempre.

¿Que por qué? Porque me parece realmente muy difícil que no haya ninguna canción en su repertorio que te pueda llegar al corazón, emocionar, alegrar, hacer sonreír o mover los pies. Porque a lo largo de sus 25 años de carrera (y aún no ha cumplido los 42) ha interpretado géneros tan diversos, ha hecho y grabado dúos con artistas tan dispares, ha revitalizado y renovado estilos de tal manera que estoy segura de que así como existe un libro para todo el mundo, existe al menos una canción de Pasión Vega para cada persona de este mundo. De verdad.

Dicho esto, simplemente quiero añadir que el otro día tuve la gran suerte de volver a escucharla en directo en la presentación en mi ciudad de su último disco “40 quilates”. Un disco en el que me atrevería a decir que no sobra ninguna canción y que una vez más hay un poco de todo o casi. Boleros, baladas, ritmos caribeños, letras con ingenio... canciones más bailables y otras más lentas para degustar despacito.

Y como todos los grandes artistas, Pasión se crece en el directo. Escucharla en el disco es maravilloso pero en directo es el éxtasis. Siempre muy bien acompañada por estupendos músicos llegados de todos los rincones, va desgranando una a una las canciones con la calidad interpretativa que sólo los cantantes que son también actores o actrices tienen. Porque sí, señoras y señores, Pasión Vega sólo ejerce como cantante pero demuestra que es actriz con cada canción, porque además lo es, estudió arte dramático además de magisterio. Y posiblemente esa formación es la que le ayuda a sentir y hacernos sentir como nunca cada vez que la escuchamos. Así en el concierto pudimos ver, por ejemplo, como las lágrimas anegaban sus ojos al interpretar “Se te olvidó”. Momentos mágicos donde los haya.

Otra cosa que Pasión hace como nadie es matizar: dar a una canción mil y un volúmenes y todos los colores de voz posibles: realmente prodigioso.

Por eso aquí no quiero hacer una reseña propiamente dicha del concierto de presentación de “40 quilates” sino que lo que quiero es animarte a recorrer poquito a poco su discografía y a descubrir, si es que todavía no lo has hecho, su voz, su capacidad interpretativa, su carisma y su buen gusto musical. Seguro que encontrarás algunos temas que te cautivarán. ¡Ah! Y no sólo su discografía, en internet se pueden encontrar auténticas joyas que, de momento, no tiene grabadas.

Y si tú que me estás leyendo ya eres un apasionado de Pasión Vega, cuéntame: ¿Cuál es tu canción o canciones favoritas?

Una de las mías, y no demasiado conocida es esta que te dejo para abrir boca:

domingo, 31 de diciembre de 2017

Mis espectáculos de 2017




Parece que fue ayer cuando escribía la entrada del año pasado y ya estamos otra vez a 31 de diciembre. Un año en el que ha habido muchos espectáculos: teatro, música, baile y en definitiva, vida.
Aquí está la relación de todos ellos, sin rankings, porque todos y cada uno de ellos se han ganado un huequito aquí.

- "Panorama desde el puente"
- "La respiración"
- "Tierra de fuego"
- "Héroes"
- "Catedral"
- "El jurado"
- "El pequeño pony"
- "Mi lucha"
- "El cartógrafo"
- Concierto de Nathalie Pires y Marco Rodrigues
- "Garnata" concierto de Marina Heredia y Jaime el parrón.
- Concierto de Ana Moura
- "La puerta de al lado"
- "Oleanna"
- "Cartas de amor"
- "Drac Pack"
- "Escenas de la vida conyugal"
- "Tu nombre me sabe a tango"
- "La omisión de la familia Coleman"
- "Los universos paralelos"
- "El test"
- "La comedia de las mentiras"
- "La cantante calva"

Ha habido de todo, drama, comedia, obras para pensar, para sentir... Han sido en total 23 espectáculos, ¡Casi nada! Va a ser complicado superar esa cifra, sobre todo en un 2018 que se vislumbra como lleno de obligaciones pero os aseguro que se hará todo lo que se pueda para que el 2018 venga cargado de tantos y sobre todo tan buenos espectáculos... o mejores. ¡Feliz 2018!